A los 87 años, en Nueva York Falleció Julio Mario Santo Domingo


Cabeza de uno de los conglomerados económicos más poderosos del país, Santo Domingo murió anoche en EE. UU., víctima de una penosa enfermedad. Industriales y líderes políticos destacan su legado.
El industrial Julio Mario Santo Domingo, uno de los principales protagonistas de la historia colombiana del siglo XX en áreas como la cultura y la economía, y a la vez catalogado como uno de los hombres más importantes del mundo, falleció ayer en Nueva York, a la edad de 87 años.

Santo Domingo era hijo del industrial Mario Santo Domingo, pionero de la aviación colombiana y fundador de la Cervecería Águila, y le fue legada la misión de liderar los negocios de la familia, que pronto convirtió en marcas de reconocimiento internacional.

Entre sus principales áreas de influencia estuvieron la industria cervecera, la aeronáutica, la automotriz, la de alimentos y bebidas, los medios de comunicación, los seguros, la banca, el cine y las telecomunicaciones. Por ello no es de extrañar que su grupo empresarial hubiese sido propietario de grandes marcas como Avianca, Bavaria, Colseguros, Bancoquia, Caracol Radio y Televisión, El Espectador, Cromos y Celumóvil.

Con semejante currículo en el mundo de los negocios y la cautela para el manejo de sus temas personales, no es de extrañar que muchos desconociesen el hombre de letras que había en él. Como dijo anoche el expresidente Belisario Betancur, Santo Domingo “fue primero intelectual que empresario. Había en él una simbiosis, una mixtura entre su amor por las artes y el hombre de negocios”.

Esa misma característica la destacaron desde el presidente Santos, pasando por empresarios como Arturo Calle; el presidente de Avianca, Fabio Villegas; el de Colpatria, Santiago Perdomo, o la ministra de Cultura, Mariana Garcés, quien aseguró que el desaparecido empresario “dejó un gran legado en la cultura por convicción”.

Efectivamente, Santo Domingo hablaba con fluidez cinco idiomas, tenía un refinado gusto por el arte y contaba entre sus amigos a destacados líderes mundiales, como los expresidentes de Estados Unidos Bill Clinton, George y George W. Bush, así como a íconos de la moda de la talla de Óscar de la Renta y Carolina Herrera.

Y su labor filantrópica estuvo canalizada a través de la Fundación Mario Santo Domingo, que auspicia la escuela de artes y oficios, así como programas de microcréditos. El programa “Quiero estudiar”, por ejemplo, es reconocido porque promueve la formación de jóvenes de escasos recursos con alto desempeño académico.

Sus dos más recientes aportes para la formación de profesionales fueron para becar a estudiantes de la Universidad de los Andes y hacer la biblioteca pública y Teatro Mayor, bautizada en honor al benefactor que permitió convertirla en realidad.

Las becas ayudan a 1.100 estudiantes (cerca del 10% de los alumnos de pregrado uniandinos), la mayoría de ellos de la facultad de administración, curiosamente ubicada en el edificio Mario Santo Domingo, que fue inaugurado en 2007. Para estos jóvenes, Santo Domingo aportó $24 mil millones.

La biblioteca y el Teatro Mayor están al servicio desde junio de 2010 y fueron posibles gracias a la cesión de 5,5 hectáreas por parte del Distrito y al aporte de $36 mil millones de Santo Domingo. Es la biblioteca más grande de Bogotá y una de las mejores de A. Latina.

Presidente Santos lamenta la muerte del industrial

El presidente Juan Manuel Santos fue uno de los primeros en lamentar anoche el deceso de Julio Mario Santo Domingo. Lo hizo desde el evento de clausura del congreso de transportadores de carga, en Cartagena, en donde destacó la calidad humana y profesional del empresario:

“Quiero comenzar lamentando una triste noticia, acabo de enterarme de que falleció en la ciudad de Nueva York Julio Mario Santo Domingo. Todo el país conoce la tradición de la familia Santo Domingo, de su padre don Mario Santo Domingo y de don Julio Mario, que tanto aportó al progreso y desarrollo de este país. Lamentamos mucho su muerte y les mandamos nuestras condolencias a su señora Beatriz, a sus hijos Alejandro y Andrés, a su hermana Beatriz, a toda su familia y a todos los empleados de las diferentes empresas del Grupo Santo Domingo. Realmente es una gran pérdida y lamentamos mucho esta triste noticia”.
Por: Elespectador.com




A %d blogueros les gusta esto: